lunes, octubre 24

No puedo parar de quererte.

No se como empezar todo esto, puedo decir que no soy perfecta, si te fijas bien tengo mil defectos de la cabeza a los pies, nada suele salirme bien ni soy la más indicada a la hora de hablar de educación y calma, aveces resulto ser todo lo contrario a educada y pacífica, solo hay algo que se hacer realmente bien, quererte, quererte como nadie, es lo único que en 17 años he aprendido sin necesidad de libros ni horas de estudio, he aprendido a quererte, a hacer perfecto lo imperfecto de ti, a valorar tus defectos al igual que tus muchas virtudes, a quererte como eres de pies a cabeza, a controlar mis impulsos cuando me pones de los nervios, por no verte con algo que no se asemeje a una sonrisa en la cara, quiero verte feliz, ahora, mañana y siempre . Eso es tan cierto como que nadie podría imaginar que en cada 31 de cada mes hubiese un tesoro, y ahora nadie lo sigue imaginando, nadie excepto tu y yo, sabemos que los 31 tienen mágia, que están hechos para nosotros.
Supongo que ya estarás cansado de leer mil veces lo mismo, de tragarte todo esto que te digo pero con otras palabras en mis numerosas entradas, en mis mensajes o estados, pero es que no me canso de repetirte que te amo demasiado y decírtelo de mil formas, en mil idiomas si hace falta. También es verdad que no me hace falta ningún día especial para expresarte todo lo que siento, todo lo que pasa por mi mente cuando tu nombre la recorre, cualquier día, a cualquier hora es un buen momento para que sepas que eres para mi, mi vida entera, cualquier instante es bueno para hacerte feliz.

Si te caes cuatro veces, yo te levanto cinco, y no esperaré a que me pidas que te de algo, yo lo daré todo sin necesidad de que tú me lo pidas. De eso se trata, de saber lo que necesitas sin necesidad de palabras, saber que algo está jodido, que algo no anda bien observándote. Eso para mi ya es algo fácil, me he aprendido todos tus gestos, todas tus caras,  de sorpresa, de un "te digo 'adiós' pero no me pidas que sonría porque en realidad no me apetece que te vayas", de un "necesitaba verte", incluso los gestos que dicen un "la has jodido" o un "eso no está bien, pequeña". Sabes que me encantan los detalles, que me gusta darlos y me fijo en todos, y en los tuyos con más gusto, por eso ya no hace falta que me hables para saber que algo no anda bien, no hace falta que me pidas un abrazo, yo se cuando, con una simple mirada, un simple gesto, una de tus muchas caras, tengo que darlo. Incluso por el tono de voz con el que me estés hablando, se como tengo que darte los besos, rápidos, lentos, suaves, fuertes, pero con ganas, ¡¡siempre con muchísimas ganas!!


miércoles, octubre 19

Me da vértigo mi vida cuando tú no estás.

Quizás siga igual de rara que ayer, antes de ayer o que la semana pasada, que se me quiten las ganas de pasarme las horas muertas estudiando, de salir los sábados a comerme la noche o, incluso, de levantarme para saber que el día de ayer fue el mismo que va a ser el de hoy, pero quiero que quede algo claro, ¡muy claro!, nunca se me irán las ganas de quererte, mis ganas de mandar todo a la mierda y quedarme contigo, solo contigo.
Nadie sabe lo que llegas a ser cuando me agarras de la mano, me empujas contra tu cuerpo y me dices que me amas en mis labios, en ese momento eres el universo, mi universo. Un día, no hace mucho, llegastes a ser el mundo para mi, pero eso ya se te queda pequeño, de hecho el mundo es demasiado enano para lo grande que tú eres. Grande cuando besas, cuando susurras, cuando acaricias o abrazas, cuando me miras, me sonríes y haces que me quede totalmente paralizada, olvidando todo lo que hay a nuestro alrededor, imaginando como sería una vida contigo, mi vida contigo, tu vida conmigo.


Puede que nadie lo entienda, que nos miren con caras de locos, pensando que no estamos cuerdos por querernos así, pero tampoco quiero que nadie nos entienda, no me hace falta que lo hagan, cada uno debería de entender su propia historia, tu y yo entendemos la nuestra y no nos hace falta comprender la de nadie más.
Yo comprendo lo mio, comprendo que mi sitio está ahí contigo, con tus manos en mi espalda, con mis manos en la tuya, con tu boca en mi boca, y mi boca en la tuya, con mis ojos en tu mirada y tu mirada en mis ojos, con mi cabeza en tu pecho y que el único sonido que escuche sea el de tu corazón. Comprendo que ese alguien que te llega a querer de verdad, que sientes que quizás no sea el que te llene las horas del día de detalles, pero que es la persona por la que pondrías la mano en el fuego y nunca te quemarías al decir que en los momentos más duros de tu vida va a estar ahí, no dejándote caer ni un segundo, ese "alguien" será quien te haga ver que quieres ser en la vida, y los días a su lado te dicen que lo que realmente quieres es ser una parte de su vida. Y tal vez ni lo sepas, ni te hayas dado cuenta en todos estos meses, pero tú me has ayudado a comprender todo eso y más, me has enseñado que por mucho que el termómetro quisiese estar a 100º y estallar de calor, yo tendría frío si no estuvieses a mi lado.

jueves, octubre 13
















sábado, octubre 8

Daría mi vida por cada centímetro de su piel.





No se piensa si se ama o no, se siente. Y cuando amas no es necesario darte cuenta de que te falta algo por darle a esa persona, simplemente se lo estarás dando todo.

martes, octubre 4


Hay cosas que tengo bastante claras. Seré un "don nadie" pero nadie será capaz de quererte igual, ni mucho menos más de lo que te quiero yo, que yo por tenerte más tiempo ni pestañeo y que no pienso pasar por alto ni el más mínimo rincón de tu cuerpo, porque cada centímetro de tu piel me lo regaló la vida no hace mucho tiempo.
Me enseñastes a aparcar mi rabia con un beso, a dejar mi orgullo a un lado para darte un achuchón, de esos que te pueden expresar lo que puedo llegar a valer para ti, si tu me dejas.
Puede que aveces me entre el miedo, a caer, a alejarme de ti. Porque sí, contra más alto subas más grande será la caida. Contra mejor sea lo que tengas más grande será lo que puedas perder. Y tú eres lo mejor que se puede tener, lo tengo muy claro. Por eso, no puedo imaginar mi vida sin la tuya, no sería capaz de acostumbrarme a estar sin ti, a un YO sin un TÚ, a un NOSOTROS. Yo no podría pasar una semana sin que llegases, me mirases y con el brillo de tus ojos me dijeses lo que valgo para ti.
Está comprobado que es imposible que mi nombre este lejos del tuyo, ni un segundo de todos los que tiene el día.